Localización

 

La Villa de Hoyos está situada en el corazón de la Comarca de Sierra de Gata, en el extremo N.O de la provincia de Cáceres, a 510 m. de altitud. El pueblo se encuetra recostado a los pies del monte Moncalvo (1.055m) en medio de un frondoso valle repleto de ricos manantiales que llegan hasta las fuentes de sus calles: Fuente de San Lorenzo, fuente del Hondón del Lugar, fuente del Coso y las Dos Fuentes de la plaza de la Capilla. Su apacibilidad y su sabor medieval la convierten en una de las villas más noble y atractiva de Extremadura. Actualmente, tiene incoado expediente para su declaración como Bien de Interés Cultural.

 

Vista general del pueblo  

   Hoyos es un remanso de luz, de casas y calles nobiliarias en las que perviven imágenes populares como la estampa de las encajeras. El pueblo está rodeado de bellos y numerosos huertos familiares de naranjos y limoneros que perfuman deliciosamente el ambiente cuando el azahar florece, árboles exóticos como las ornamentales y delicadas camelias, acacias del Serengueti, secuoyas y guayabos. La benignidad climática de esta tierra serragatina, con un microclima de tipo mediterráneo continental templado, hace de ella un rincón privilegiado. La temperatura media anual oscila en torno a los 14º C. Su paisaje se caracteriza por la presencia de robledales, alcornocales, montes de castaño, junto a olivares, viñas, huertos y prados. Todo ello, hace de la villa de Hoyos un auténtico paraiso, un pequeño jardín rural, ante cuyo descubrimento el viajero puede contemplar la serenidad, la belleza y la poesía que lo habitan.
 

  CASCO HISTÓRICO  

Casa del Barrio Judio   La historia de Hoyos estuvo relacionada con antiguos asentamientos romanos, árabes... pero lo que mas se reconoce es la etapa de la Reconquista, cuando el territorio de Hoyos sería incorporado al Reino de León. A comienzos de siglo XIX sufrio la localidad, las consecuencias de la Guerra de la Independencia, al ser el Puerto de Perales paso obligado de las tropas francesas. El anciano Obispo de Coria don Juan Álvarez de Castro, que recomendaba mediante la publicación de sus pastorales la unión del pueblo y la sumisión a las Juntas, fue perseguido por los invasores hasta asesinarlo el 29 de agosto de 1809 en su casa de Hoyos. Desde el año 1840 fue la villa de Hoyos cabeza del amplio partido judicial que llegó a comprender dieciocho entidades de población. Debido a que Hoyos fue lugar elegido por cierta nobleza y por los obispos de Coria como lugar de residencia veraniega, el casco histórico presenta un importante interés artistico. Recomendamos al viajero un recorrido por sus antiguas calles que exhalan la prestancia propia de los pueblos que han vivido intensamente la historia. En este recorrido, a cada momento, encontramos la sorpresa de un bello rincón: un escudo que timbra un alto portalón de medio punto, una sugerente ventana de estilo gótico-renacentista, molduraciones ornamentales, una casa palaciega, más ventanas, más escudos, una fuente, un crucero... Detalle de una calle típica del pueblo   El casco histórico se dispone en el entorno de la Iglesia del Buen Varón, que enmarca tres grandes plazas: la de la Constitución, la Mayor y la de Gabriel y Galán o "el Coso" -antigua plaza de toros-. La Plaza Mayor es un amplio espacio abierto ante la fachada de poniente del templo, con su portal románico. En este recinto se alza el ayuntamieno, de noble prestancia. De la plaza salen las dos calles  más relevantes, dirección norte, la calles Obispo Álvares de Castro, donde encontramos una mezcla de casas típicas populares junto a unas notables casonas de piedra sillar adornadas con estupendas ventanas geminadas decoradas con adornos florales; y dirección sur, la antigua Calle Real, que constituye la entrada meridional al pueblo que se alarga hasta el Barrio del Escobar, la ermita del Cristo Bendito, pasando por las ruinas del Convento Franciscano del Espíritu Santo cuyo fundador, hijo de Hoyos, llamado Pablo Peréz, acompaño a Pizarro en la conquista de América, junto a otros tantos "soyanos" como Marcos Veas.

  LA ARQUITECTURA RELIGIOSA  

  Muy significativa es su arquitectura religiosa, aunque de las ermitas primitivas sólo puede citarse la del Cristo Bendito del Valle, cuadrada y de sillería granítica, de mediados del s. XVI que posee la talla de Cristo crucificado. Tuvo también Hoyos un convento franciscano, Convento del Espíritu Santo, hoy en deplorable estado de ruina. Es de la segunda mitad del siglo XVI, aunque pudo tener su conclusión definitiva en 1641, fecha que figura sobre el Blasón de Pablo Pérez.

  Tiene Hoyos la suerte de ser un pueblo cuajado de arte, pero el edifcio más característico y de gran interés artístico es la Iglesia de Nuestra Sra de Buen Varón, cuya imagen sedente, datable en el siglo XIII, preside el retablo mayor. Compleja es la historia constructiva de la parroquia de esta localidad. Cuenta la tradición que el templo lo fundó un legendario personaje, algún maestro rural relacionado con la encomienda de Trevejo en la primera mitad del siglo XIII.

  El primitivo templo se iría ampliando según fuera creciendo la demografia del lugar y a finales del siglo XV es cuando se comienza el nuevo templo insertándolo en el anterior. En ella se observa la mano de Pedro de Ybarra quien, posiblemente, dirigío las obras entre 1545 y 1560.

 

Entrada a la iglesia por la puerta Tardorrománica  

  La parroquia ubicada en el centro del pueblo, construida con excelente piedra sillar, tiene tres portadas abiertas a cada una de sus plazas dando el acceso al templo. Pero es la puerta principal, la más importante desde el punto de vista artístico, uno de los escasos ejemplos de estilo tardorrománico que pueden encontrarse en Extremadura, pertenecientes a la antigua parroquial Medieval. Destaca en ella el arco de Medio Punto, embellecida con sendas arquivoltas, con dos columnas a cada lado y atractivos capiteles con ornamentaciones vegetales, e imágenes que quizás aludan a la virgen María a la que está dedicada el templo. Las otras dos portadas son de estilo gótico y pertenecientes a la nueva construcion del primer cuarto del s XVI. Son de gran interés las gárgolas con formas tubulares y de animales, así como los ocho curiosos pináculos adornados con bolas situadas en la zona alta, que decoran y bordean la iglesia.

Viacrucis   El estilo del interior de la iglesia es muy variado, pero muy similares a las parroquias vecinas de Acebo y Gata, en las que también intervino el gran arquitecto Pedro de Ybarra. El barroco retablo Mayor, obra del circulo de los Churrigueras, decorado con cuatro columnas Salomónicas donde se encuentra la representación de la crucifixión del Señor, junto con María y San Pedro del s. XVII. En el centro la joya mas característica de esta capilla, la Imagen de Nuestra Sra. del Buen Varón del s. XIII a la que está dedicada el tamplo, y abajo le acompña la talla de la Inmaculada Concepción. A los lados las imágenes de San Ramón Nonato (s XVIII) y San Bartolomé (s.XVI). también descubrimos a los patronos del pueblo San Lorenzo a la izquierda, y San Lino a la derecha, cuyas fiestas locales son el 10 de Agosto y el 23 de Septiembre. La sacristía está dotada con imagenes llenas de dolor, vestida de negro y con triste mirada, se encuentra Nuestra Sra. La Dolorosa que sale en la procesión más emblemática de la Semana Santa "La procesión de la Soledad". De notable estilo es el coro renacentista, sujeto en tres capiteles, con un órgano antiguo deteriorado por el tiempo, y algunos retablos que se trajeron del convento franciscano del Espíritu Santo. Para subir hasta el coro debemos ascender por unas escaleras de caracol que conducen hasta la torre del campanario abriendose a modo de abanico, con un total de 102 peldaños. Desde el campanario se divisa una bella panorámica de toda la localidad y su entrono natural. Elemento notable es el púlpito de granito empotrado en el arco de la capilla mayor, s XVI.
 

  Fiestas locales:  

  • Romería al Carrascal. Se celebra durante el 3º domingo del mes de Mayo y está dedicada a Nuestra Sra del Buen Varón. Se sale el sábado a caballo hacia el Carrascal y se regresa el domingo.
  • Ferias agroganaderas. Se celebran el 15 de junio desde el año 1951.
  • Fiestas Patronales de San Lorenzo. Se celebran el 10 y 11 de Agosto. Amplia programación en actividades culturales, deportivas y verbenas populares, las más famosas de la Sierra.
  • San Lino. Se celebra el 23 de septiembre. Es el otro patrón del pueblo y su festividad dura 2 días.

También se celebran la Semana Santa y los Carnavales.